Grupo de crianza compartida de Poble Sec con un modelo de educación libre, que respeta los tiempos y fomenta la participación de padres y madres.

 

1- Orígenes y descipción de la experiencia.

 

Babàlia es un grupo de crianza compartida de Poble Sec. Apuesta por un modelo de educación libre, que respeta los tiempos de desarrollo de cada niño y niña y fomenta la participación de padres y madres.

Babàlia nace en octubre del 2012, a impulso de un grupo familias preocupadas por la educación y crianza de sus hijxs, organizándose autogestionadamente. Apuestan por un modelo de educación libre, el cual tiene en consideración la distinción de aprendizaje en cada niño/a. Consideran necesario modificar la forma de acceso a la Educación Pública de la primera infa ncia para volverla más inclusiva, así como la necesidad de una mayor implicación  la crianza de niños y niñas por parte de los padres y las madres, lo que se traduce en una participación educativa en la etapa de socialidad primera del niño o niña en cuestión. El grupo viene creciendo en los últimos dos años, formando red con otros colectivos, como la Xarxa d’Educació Liure y el Ateneu la Base.

Babàlia surgió de la iniciativa de un grupo de madres que se conocían de unas clases de post-parto del CAP de Hortas. El proyecto supuso una forma de continuar el modelo participativo y de colaboración de las clases, o dicho con otras palabras, una forma de que padres y madres puedan ser también protagonistas en el  aprendizaje y crecimiento de hijos e hijas. El grupo se componía de niño/as nacidos entre septiembre de 2011 a mayo de 2012, pero se han ido incorporando criaturas más pequeñas que han determinado la conformación de dos grupos de trabajo: el de “caminantes” y el de “no caminantes”.

En España el precio de las guarderías no es accesible para todos los bolsillos: ronda en una media de 300 – 400 euros al mes. Otro problema añadido es que hay más demanda que oferta, lo que deja fuera de la posibilidad de acceso a muchas familias. Además, para completar la problemática, el período de paternidad y maternidad son muy cortos: solamente un mes el primero y cuatro meses el segundo.

La exclusión del acceso a las guarderías públicas es solamente una dimensión de la llamada crisis de los cuidados, la cual es previa a la crisis sistémica. Ya en 2004, el artículo de Sira del Río “Crisis de los cuidados: precariedad a flor de piel” mostraba los millones de horas de trabajo de cuidado no remunerado en España (a ancianos, niños y personas enfermas), llevado a cabo en más de un 80% de los casos por mujeres. En este sentido, ha habido muchas movilizaciones, y muy variadas, que han servido para visibilizar el trabajo invisible e infravalorado de cuidados en sus múltiples dimensiones (de las que el trabajo doméstico asumido por mujeres migrantes y la crítica a la ley de dependencia por parte de feministas y movimiento de vida independiente suponen dos ejes muy importantes).

Desde que comenzó en 2008 la crisis financiera, la crisis de los cuidados se ha acentuado notablemente. En el artículo “Acumulación por desposesión, género y crisis en el Estado Español” (2012), Sandra Ezquerra demuestra como “El aumento de la carga total del trabajo de las mujeres, así como la intensificación de sus responsabilidades reproductivas, no constituyen meros efectos colaterales de la crisis actual sino que más bien responden a una estrategia político económica de privatización y re-hogarización de la reproducción en aras de la supervivencia de la llamada economía real”.

Volviendo a la dimensión de las guarderías, más allá de Babàlia, existen también otras plataformas de contestación a la situación. Basta dar un vistazo al  blog de referencia en Catalunya, “escoles bressol  indignades”  para ver el elevado número de movilizaciones que han tenido lugar y que se vinculan con el marco más general de las luchas contra la austeridad. Esta plataforma se sumó a la convocatoria contra los “pressuposts antisocials” del Parlament de Catalunya, organizaron una “entrega de desitjos de la comunitat educativa de 0 a 3 a los reyes magos” en plaça Sant Jaume y convocan unas jornadas cuyo tema es “l’escola que volem”.

Más allá de las movilizaciones contra los recortes en educación, hay otra cuestión candente que Babàlia pone en el centro: el modelo educativo delegativo, de dejar al niño o niña en la guardería por la mañana e ir a buscarlo/a a las 17h ha dejado de tener sentido para muchas familias que quieren tener un rol más activo en la educación de los y las más peques. El modelo Waldorf, o el que nos interesa más, el de Educación Libre, toman forma y proliferan en este contexto no sin dificultades.

¿Qué es la educación libre? Se puede resumir  en tres líneas:

1. La atención que se puede prestar a los niños es mayor porque el grupo es más reducido.

2. Es muy respetuosa con el tiempo y el desarrollo de cada niño; no está preestablecido por franjas de edad. La función del educador es la de estimular el interés pero sin obligar.

3. El principio primario es el del aprendizaje accidental, que consiste en la no fragmentación del saber por materias.

 

2- Organización interna y externa.

 

Es en este contexto donde cabe inscribir a Babàlia: un grupo de crianza autogestionado formado hoy por 30 familias y una educadora que funciona mediante una  relación niños – madres – educadora basada en la confianza mútua. El crecimiento del proyecto es más que notable: Babàlia comenzó en octubre de 2012 con tan solo cinco familias.

¿Cómo se organiza Babàlia? En primer luglas madres es mayor que en la guardería tradicional. De hecho, siempre hay mínimo un padre o una madre que acompaña a la educadora en el horario marcado.ar, la forma jurídica de Babàlia es unaasociación: cada decisión o tema se discute en asamblea. Si hay necesidad de votaciones se llevan a cabo. También cuentan con listas de correo y grupo de whatsapp para decisiones rápidas.

Por otra parte, a nivel interno, hay tareas y varios grupos: secretaria, tesorería, comunicación pública, blog, limpieza, obras del nuevo local (al que Babàlia se ha trasladado hace poco mientras escribimos este artículo), menú, organización de los auxiliares, etc.

Babàlia tiene un espacio de ludoteca, y uno de guardería. El precio que se paga varía en función de las horas de uso y de las horas de implicación de papás y mamás, pero nunca pasa los 150€ al mes. Por otra parte, decir que hay dos grupos de niños y niñas: uno formado por quienes tienen de 6 a 13 meses, y otro que va de los 13 a los 25. Las necesidades y la atención que requieren son muy distintas.

A nivel de red, Babàlia forma parte de la XELL (Xarxa d’Educació Lliure) y también del Ateneu la Base, un espacio social ubicado en Poble Sec donde también habrá una biblioteca, y existe ya hoy un comedor social y varios proyectos comunitarios.

 

3- Relación de lo común con lo público y lo privado.

 

Como hemos visto, el Estado infrafinancia el modelo de educación dominante e ignora los alternativos. Si bien hasta ahora Babàlia había hecho uso de un local del Ayuntamiento, éste se quedó pequeño, además de ser una fuente de problemas constante y dificultades a la hora de tomar decisiones debido a la falta de autonomía que los permisos requerían. Frente a esta situación, Babalia ha tenido que trasladarse y recurrir al crowdfunding para financiar las obras del nuevo local.

Otra lucha de Babàlia contra el Estado es por el reconocimiento del modelo educativo que promueve. Parece ser que en Alemania y EE.UU la educación libre forma parte del sistema público de educación. También la educación Waldorf está reconocida en Alemania; por contra, en España, al final existe la obligación de hacer un examen para ver si el niño o niña en cuestión está al mismo nivel que en el sistema oficial.

Por lo tanto, en resumen, modificar las formas de acceso a la educación, participar e implicarse activamente en los primeros años de crianza y luchar contra los recortes son los tres ejes de esta alternativa que se está articulando y que no propone nada que no esté al alcance: solamente una mayor autonomía y capacidad de padres y madres a la hora de decidir la mejor manera de afrontar la primera infancia. En definitiva, se trata de una propuesta de enriquecimiento de la democracia que parte de los fundamentos de la educación infantil.