Colectivo en defensa del derecho a la salud pública para tod@s y contra la privatización.

 

1- Descripción y origen de la experiencia.

 

El espacio del inmigrante es un colectivo que surge en enero del 2013 a raíz de la convergencia de dos circunstancias. Por un lado, la ocupación de un edificio vacío, que pasará a llamarse “el Hotel del Raval”, situado en el pasaje de Bernardí Martorell. Inmueble que además de acoger espacio para vivienda se a va a destinar a Centro Social abierto al barrio. Por otro lado, se produce la aprobación por parte del gobierno español del real decreto ley (16/2012) que excluye a miles de personas en situación irregular del sistema sanitario publico produciendo lo que se ha venido conociendo como un régimen de “apartheid sanitario”.

Frente a esta situación, un grupo de profesionales (unas diez personas) con un perfil socio-sanitario (desde educadores/as, pedagogos/as, enfermeros/as, una doctora, etc.) indignados con el real decreto proponen a la asamblea del nuevo inmueble liberado abrir un punto de atención medica los viernes de cinco a siete de la tarde. En un primer momento se planteó como un espacio de asistencia sanitaria para aquellos vecinos que habían perdido su tarjeta sanitaria, para poco a poco ir convirtiéndose en una herramienta mas amplia de acompañamiento, información y empoderamiento colectivo como formula para hacer efectivo el derecho a la salud pública universal.

 

2- Funcionamiento interno y externo.

 

El trabajo del Espacio del Inmigrante esta orientado a ofrecer asistencia y acompañamiento como herramienta para hacer frente a los recortes de derechos y a la dinámica de exclusión del sistema de protección social público. En base a la creación de redes de apoyo mutuo, se intenta a su vez, convertir los problemas de personas aisladas, en este caso migrantes, en procesos de empoderamiento colectivo y a poder ser, organización social.

El protocolo de funcionamiento es el siguiente: Cuando llega un paciente se le ofrece un diagnóstico por parte de un especialista sanitario. Si no es grave se intenta dar una primera asistencia en el propio espacio (que cuenta con algunos medicamentos reciclados) y en caso necesario, se realiza un acompañamiento a urgencias para asegurarse que se produce la atención adecuada. El real decreto define que la persona no asegurada no tiene derecho a la salud excepto en tres circunstancias: por urgencias, si es menor de edad, y por causa de parto/post-parto. En muchos casos no se presta la atención ni en estos circumstancias.

Si es menos grave, el acompañamiento es al centro de salud donde se insta al médico de cabecera a que haga desobediencia civil y vuelva a readmitir al paciente en su cupo. En este sentido hay que tener en cuenta que se han creado otros grupos de acompañamiento y dinámicas similares en varias ciudades, como por ejemplo Yo Sí Sanidad Universal en Madrid. Parte de los objetivos del grupo de acompañamiento es el de identificar médicos en cada ambulatorio que estén dispuestos a hacer desobediencia civil: que rechacen el real decreto y que atiendan a pacientes que han quedado excluidos.

Por otro lado se hace también acompañamiento administrativo, donde se informa y se acompaña a la persona para que consiga los documentos necesarios (el certificado de empadronamiento, el pasaporte en regla y el documento de la Seguridad Social) para que puedan conseguir su tarjeta sanitaria. En este sentido, hay que tener en cuenta que en Catalunya, con estos tres documentos/requisitos se obtiene una tarjeta sanitaria con una fecha de caducidad de un año. En la la pràctica, estos papeles son difíciles de obtener convirtiéndose en una forma de exclusión sanitaria por la “vía administrativa”.

Por otro lado, se realiza una importante labor de información, explicando a la persona el porqué se ha quedado sin atención sanitaria y las implicaciones y motivos de la nueva normativa con el objetivo (siguiendo la estela de la PAH) de “desculpabilizar” y generar empoderamiento. La idea es explicar a las personas porqué han sido excluidas, que se trata de una decisión política. Se explica que esto es un paso mas en el proceso de privatización de la sanidad (copago, prótesis, ambulancias crónicos…) que afectará mayoritariamente a la población con menos recursos y que supone un ataque a unos derechos básicos de ciudadanía.

Por último se ha empezado a desarrollar un punto de asesoría legal donde se ofrece información necesaria para la regularización (reapropiación familiar, contratos de trabajo…etc).

3- Relación de lo común con lo público y lo privado.

 

El real decreto ley (16/2012) ha supuesto un cambio de marco político, donde un derecho universal como la salud queda restringido, generando dos tipos de ciudadanos: los integrados y los excluidos del sistema nacional de salud.  En buena medida, es en esta problemática concreta donde se enmarca el trabajo político del espacio del inmigrante.

Aunque, como forma de dar una primera respuesta, ofrecen atención socio-sanitaria a quien lo solicite, tanto las dificultades por falta de infraestructura y de material para poder hacer una consulta sanitaria en profundidad como, sobre todo, la voluntad política de no querer generar un espacio de corte asistencialista que opere como un sistema paralelo al sistema público de salud, ha llevado al colectivo a desarrollar practicas de organización encaminadas a que la persona acabe siendo derivada al sistema público de salud, dentro de una reivindicación mas amplia del derecho de la salud publica y universal.

Yo Sí Sanidad Universal es un grupo formado por profesionales de la salud y ciudadanos que trabajan para el acceso universal al sistema de salud en España en reacción a los cambios producidos en el 2012 en el sistema de salud público Español, que persigue la privatización de la salud (básicamente a través del copago sanitario) y la sustitución de un sistema público universal por un sistema de seguros (introduciendo el concepto de la persona asegurada y no asegurada ) que supone la exclusión al acceso para ciertos colectivos (migrantes indocumentados, jubilados, jóvenes que no tienen ningún trabajo ni seguridad social, personas que viajan fuera de España para más de 90 días…). Esta ley establece la situación laboral y administrativa (qué contrato trabajan sobre si en todos, qué papeles tienen si los hay) de la persona como las condiciones de acceso al sistema.

Para hacer frente a la ley han hecho uso de la desobediencia civil para hacer que la nueva legislación, aunque aprobada, no se aplique en el día a día. Para eso se

organizan en base a grupos de apoyo (formados por personas aseguradas y no aseguradas) que van juntos al centros de salud pública para informar a los profesionales (para que desobedezcan) o para …

En este sentido, y aunque tienen sus propias formas autónomas de operar, forman parte de una red más amplia,  la red PASUCAT (Plataforma de Atención Sanitaria Universal en Catalunya)  contra los procesos de privatización y exclusión sanitarios.