La mayor red de telecomunicaciones, abierta, libre y neutral, creada a partir de la interconexión de más de 24.000 nodos independientes.

 

1- Descripción y origen de la experiencia.

 

Mayoritariamente, dicha red se implementa con tecnología inalámbrica, no obstante el tejido de la red abierta con fibra óptica comienza a ser una normalidad dentro de la comunidad. Guifi.net es una infraestructura de telecomunicaciones que cuenta con una fundación. Para definir esta red de telecomunicaciones se podría hacer a través de estos adjetivos: “libre”, “abierta” y “neutral”. Libre porque no se limita ni la velocidad ni las prestaciones; abierta porque cualquiera puede acceder a ella simplemente colocando una antena o nodo en su balcón; neutral respecto a los contenidos. Dentro de la red puede circular cualquier contenido que alguien necesite. La personalidad jurídica del proyecto es una fundación. Guifi.net está inscrita en el registro de operadores de telecomunicaciones.

A partir del 2000 empiezan a nacer y desarrollarse redes abiertas en todo el mundo, pero principalmente Europa. Según decían en Lavapiés Wireless, un ejemplo de estas experiencias, el concepto de red abierta consiste en la garantía de acceso a internet gratuito de la comunidad de usuarios/propietarios de la misma. La creación y participación en el desarrollo de una red que está fuera del mercado, que sea de mejor calidad y más accesible, está en la filosofía de partida de estas iniciativas.

Las redes abiertas forman parte del llamado movimiento global, o movimiento de movimientos, que se inauguró en Seattle en 1999. El movimiento de las redes abiertas aparece para intentar solucionar el gap entre la necesidad de acceso a la red de la multitud y los elevados precios que los monopolios multinacionales imponen al acceso. Se afronta también como problema la baja velocidad del internet del momento, y se plantea la posibilidad de una solución autónoma a partir de la instalación de nodos: cuantos más haya más rápida será la velocidad de conexión. 4 años después, en 2004, Guifi.net nace en Vic. La brecha digital motiva en gran medida su nacimiento: se trata de un territorio demasiado poco suculento para las grandes empresas de telecomunicaciones, que priorizan poblaciones más numerosas. El empoderamiento ciudadano busca evitar la exclusión tecnológica y el desarrollo desigual promovido desde arriba.

Hoy en día, Guifi.net es la red abierta más grande del mundo: cuenta con más de 24.000 nodos operativos (a fecha de 20/05/2014). Además, guifi.net se ha consolidado como un proveedor oficial de internet (ISP), al mismo nivel que cualquier gran operadora de mercado, es decir, desde 2009 forma parte del registro de operadores de telecomunicaciones de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones. Eso sí, con una ética y una política diametralmente opuestas a las del oligopolio de las grandes operadoras de telecomunicaciones por varios motivos: en primer lugar, debido a la garantía de acceso; Guifi.net considera que la infraestructura de las autopistas de la información es pública, no de Telefónica, y por ello proponer la reapropiación de lo público entrando a operar en el sistema de telecomunicaciones; en segundo lugar, más allá de la reapropiación y para que la red de guifi.net sea también un recurso común basado en la autogestión, se creó la llamada “licencia procomún inalámbrica”, que a día de hoy ha sido actualizada con el nombre de XOLN, para incluir también la cuestión de la fibra óptica, la cual consiste en una serie de principios para que la red sea “libre, abierta y neutral”. Los principios de la licencia son:

1. Eres libre de utilizar la red para cualquier propósito en tanto no perjudiques el funcionamiento de la propia red ni a la libertad de los demás usuarios.

2. Eres libre de saber cómo es la red, de qué se compone y cómo funciona.

3. Eres libre de emplear la red para cualquier tipo de comunicación y difundir su funcionamiento.

4. Incorporándote a la red, ayudas a extender estas libertades en las mismas condiciones.

Como se ve, la misma comunidad genera sus propias normas de funcionamiento basadas en los principios de cooperación de la ética hacker que Himanen definió en su libro La ética hacker y el espíritu de la era de la información:

“Frente a la moral presentada por Weber, la ética del trabajo para el hacker se funda en el valor de la creatividad, y consiste en combinar la pasión con la libertad. El dinero deja de ser un valor en sí mismo y el beneficio se cifra en metas como el valor social y el libre acceso, la transparencia y la franqueza”.

Guifi.net, por lo tanto, puede ser definido como un proyecto de ética hacker que extiende los principios de la misma a otro ámbito más allá de la programación de software: el de la creación de red inalámbrica. La lógica que subyace a estas normas es la de que cuántos más nodos operativos haya funcionando mejor será el tráfico de la señal, y mayor será también la autonomía con respecto al oligopolio de telecomunicaciones.

 

2- Organización interna y externa.

 

Podemos considerar esta experiencia como una comunidad de comunidades formada por saberes múltiples. Por saberes múltiples entendemos los distintos conocimientos empresariales, de comunicación y difusión, de desarrollo tecnológico e informático, investigación y saberes técnicos específicos que trabajan para hacer posible y hacer proliferar red abierta. Por comunidad de comunidades entendemos los diferentes niveles niveles de implicación y cooperación que formar parte de la red supone: por ejemplo, se puede ser parte de la red en Osona, contar con un nodo en la casa para hacer usufructo de los servicios y participar en reuniones presenciales para tratar temas varios; otro ejemplo está más vinculado a los saberes expertos tipo “aportaciones de especialistas en derecho de telecomunicaciones”; u otra opción es la interconexión de la red propia de telecomunicaciones con la red de guifi.net para mejorar la conectividad.

Un aspecto de la organización a dejar claro es que hay niveles distintos de implicación y diferentes sensibilidades. Formar parte de guifi.net no significa, como obligación, comulgar con las personas jurídicas, como la Fundación, que se han consolidado en los últimos años. Se puede ser parte del movimiento de redes abiertas de forma autónoma e individual. Basta con tener un nodo y acceder al servicio y a las normas comunitarias que hemos descrito más arriba.

Se trata de una comunidad de comunidades con saberes múltiples que, como veremos más abajo, cuenta con estructuras formales (personalidad jurídica del proyecto) y no formales (personas y redes informales de colaboración) de organización, y que ha escalado su infraestructura de manera notable desde que se creó.

Estructuras formales:

Guifi.net tuvo que dotarse de la forma jurídica de Fundación cuando se estaba expandiendo por un motivo casual: el motivo de la creación de la fundación fue un premio que obtuvo de la Generalitat que no se podía cobrar de otra manera. Después de un debate, se vio que la forma fundación era la más apropiada porque no podía ser absorbida por otras empresas.

La fundación es la estructura formal o persona jurídica bajo la que se pueden desarrollar proyectos empresariales y llevar a cabo formas de colaboración específicas que la requieran. La fundación tiene ahora 5 años. En principio, 40 personas quisieron ser socios fundadores. Hicieron aportaciones que se sumaron a los 15.000€  del premio para consolidar el capital inicial necesario.

Es importante señalar que la fundación no abarca todo el proyecto, sino que hay también otras plataformas legales que lo componen. Por ejemplo, exo.cat forma parte de guifi.net (45 personas) y tiene su radio de acción específico en Barcelona. Es un ejemplo, junto con pangea.org y otros, de la articulación de la red. También se han podido formar grupos de investigación vinculados a la universidad UPC. Éstos trabajan en proyectos europeos.

Finalmente, la Fundación es también una ONG. Su vínculo con organizaciones de desarrollo ha permitido llevar la red Guifi a campamentos refugiados del Sáhara, donde hay varios super nodos que dan acceso a internet a las poblaciones de allí.

Estructuras no formales:

Como se ha dicho, formar parte de Guifi.net no significa tener que estar de acuerdo con las formas jurídicas o estructuras formales que se han ido desarrollando con el tiempo, basta con tener un nodo en casa. Aunque ello sea una fuente de conflictos, hay diferentes maneras de integrarse a la red sin que ello implique tener que asumir obligaciones frente a la Fundación. La pura pasión personal y colectiva de hacer crecer la red, desde una perspectiva exterior a cualquier forma burocrática, convive con una dimensión empresarial que se asume desde la parte más formal.

De las estructuras no formales, el vínculo con Freifunk ha sido clave para la expansión internacional, principalmente en Europa. Freifunk es una red similar a guifi y que nació pocos meses antes. El intercambio de saberes es constante y se produce también a través de encuentros presenciales

Finalmente, entre las estructuras no formales de desarrollo de la red más destacadas encontramos a comunidades de vecinos, previas o constituidas para esta causa, que conforman la materialidad más imprescindible para el desarrollo de la red.

 

3- Relación de lo común con lo público y lo privado.

 

Al principio, la relación fue de exigencia y conflicto con ambos. Con el mercado por motivos obvios que ya se han ido comentando: la lucha contra el oligopolio restrictivo de las telecomunicaciones que impone precios caros y no tiene interés en llevar internet a lugares donde no sea rentable; por su parte, el conflicto con el Estado se debe a su servitud a los grandes operadores de  telecomunicaciones, a los que ha permitido siempre que campen a sus anchas con total libertad.

Poco a poco, municipios y barrios, principalmente de Catalunya y País Valencià, se han ido sumando a la iniciativa a medida que guifi.net ha ido creciendo. En este sentido, las noticias no paran de aflorar, lo que da cuenta de la escalabilidad del proyecto y del interés creciente de la administración pública por acceder a las posibilidades de la red. Por ejemplo, siete municipios de la Garrotxa o Avinyonet se han conectado a la red guifi para poder tener banda ancha en su territorio. En este sentido, el pla de barris de Ciutat Vella es todo un hito. ¿En qué consiste? Ravalnet lo define de la siguiente manera:

“Des de l’octubre de 2011 guifi.net forma part d’un consorci europeu que ha estat escollit per la Comissió Europea per a dur a terme un projecte de recerca en l’àmbit de les xarxes de telecomunicacions d’iniciativa ciutadana, i quin lloc pot ser més adient que el Raval Sud per trobar les utilitats d’una xarxa ciutadana, lliure, oberta i sobretot plural? Guifi.net i el Pla de Barris varen contactar amb Ravalnet, per tal de promoure el projecte per les entitats del nostre territori. Es convida així a que les associacions instal·lin de forma gratuïta una antena, per tal de crear una intranet prou potent per compartir continguts de tot tipus. (…) Una intranet com aquesta permetrà compartir, sense necessitat de estar connectat a internet, portals com els moodles dels instituts, consultes sobre documentació oficial, papers d’estrangeria, renovacions d’atur o recerques de feina”.

Como se ve, un ayuntamiento puede formar parte activa de la red fomentando la instalación de antenas y la conexión de las entidades de la red Guifi. Gracias a la iniciativa de guifi muchos territorios puede tener conexión.

 

4- Conclusiones.

 

La relación entre dimensión empresarial y autonomía, no ha sido resuelta del todo debido a que, como sabemos, se trata de una comunidad heterogénea con intereses contrapuestos en muchas ocasiones. En guifi.net hay sentires personales orientados más hacia la autonomía total y a la no empresarialización del proyecto. También hay diferencias en la concepción de hasta dónde tiene que llegar el crecimiento de la red. Se está buscando siempre el equilibrio entre las partes. De hecho, la red va a cumplir 10 años y “llega madura para pensar los problemas que provienen de los niveles problemáticos de crecimiento y (distribución del) beneficio”, aunque como se materializará todo ello en la práctica está por ver en los próximos meses y años.

Así como la red ha sido exitosa en la creación de licencias, se están intentando llevar a cabo protocolos para intentar evitar situaciones que se han dado con el desarrollo de la red: ha habido casos de desarrollo de redes en determinadas zonas que se han beneficiado de fondos públicos y se han auto considerado como propietarios de una red que es de “propiedad distribuida”. Es decir, la relación entre autonomía y empresa no está resuelta de forma perfecta; de hecho, guifi.net tiene que afrontar novedades no previstas que se van dando por el camino y maneras de entender el proyecto que están sujetas a debate.

Por otra parte, guifi.net cuenta con empresas que tienen incorporados especialistas a sus plantillas. Siguiendo con la idea de los protocolos, se han pensado algunos criterios de valoración para regular la mano de obra y el conocimiento con criterios comunes. La parte empresarial tiene que funcionar con lógicas de just in time. Estas cuestiones no están exentas de polémicas que aquí no se pueden desarrollar en profundidad debido a su complejidad.

Para cerrar el texto, continuando con la reflexión sobre la relación entre autonomía y empresarialidad, citaremos algunas frases que salieron de la entrevista con Efraín que dio origen a este post. “Se nace como un proyecto ético pero el flujo de dinero complica mucho las cosas” cuenta Efraín, “el pro-común está a veces romantizado”, añade.

En cualquier caso, se trata de un ejemplo de acumulación de saberes organizativos que afronta una gran complejidad derivada de su crecimiento, y que pone en el centro la cuestión del acceso a internet de una manera meridianamente más ética y económica que la de los grandes operadores de telecomunicaciones. Las aportaciones de licencias inalámbricas del procomún, el crecimiento de la red, los premios, la cantidad de municipios adscritos y, sobre todo, la ruptura de la brecha digital permitiendo la interconexión dan cuenta del amplio alcance del proyecto político de guifi.net.